Dietas Nutrición

La dieta con ciclos de carbohidratos

Dieta con ciclos de hidratos de carbono

Esta es probablemente una de las dietas más populares entre los culturistas y que parecen proporcionar resultados satisfactorios para una gran mayoría.

Su éxito está basado en tener días de muy bajo consumo en hidratos de carbono seguidos de
otros en los que su ingestión es especialmente elevada.

Puesto que los hidratos de carbono constituyen los elementos con los que jugar para activar la eliminación de la grasa (ante su ausencia) pero también proporcionan la energía para entrenar, lo que se busca con esta dieta es proporcionar hidratos de carbono para permitir entrenar con dureza, pero sin por ello evitar que el proceso de lipólisis (degradación de la grasa) se detenga.

Ventajas de la dieta con ciclos de carbohidratos

Permite mantener un aporte esencial de carbohidratos para asegurar que los depósitos de glucógeno del músculo no se vacían del todo, porque eso garantiza el entrenamiento con la suficiente intensidad para crear masa, al tiempo que también asegura que la tiroides no disminuya su actividad.

Por otro lado, como la ingestión de hidratos de carbono está casi eliminada en algunos días, los niveles de insulina son regularmente bajos y la quema de grasa se mantiene.

Inconvenientes de la dieta con ciclos de carbohidratos

Sobre todo es preciso ser muy acertado con las cantidades de hidratos de carbono, el tipo de éstos y los momentos de su administración.

Requiere algo de experimentación, porque si se aplica mal simplemente la pérdida de grasa brillará por su ausencia.

Conclusiones

Si acertáis con el tipo concreto, las cantidades y los momentos oportunos de administración de los hidratos de carbono en los días de alto consumo, entonces dispondréis de energía para entrenar, los músculos no estarán planos porque tendrán reservas de glucógeno (y agua), y podréis mantener la eliminación de la grasa a buen ritmo, sin por ello mermar la creación de músculo.

Deja tu Comentario