Carbohidratos por la noche… ¿Realmente engordan?

0
493
Carbohidratos por la noche

Comer hidratos por carbono por la tarde/noche engorda.  A primera vista, este puede sonar razonable. ¿Cuántas veces no hemos escuchado lo siguiente?

«La mayoría de nosotros somos menos activos en las últimas horas del día; y a menos que seas sonámbulo, probablemente no consigas mucha actividad física durante el sueño.

Por lo tanto, cualquier carbohidrato que ingieras pasadas las 6 de la tarde es probable que se almacene en forma de grasa, debido a que tu metabolismo se ralentiza y la sensibilidad a la insulina se reduce.»

Cuestión de calorías

Pero la realidad es que la tasa metabólica en reposo no es muy diferente cuando se duerme de lo que es durante el día. Hacer ejercicio en la mañana o la tarde puede aumentar tu tasa metabólica al dormir significativamente, y conlleva a una mayor oxidación de grasas mientras sueñas.

Los carbohidratos de por si no van a hacerte engordar, lo que te hará engordar es su consumo excesivo. Es muy sencillo, cuando consumimos más calorías de las que quemamos engordamos, cuando consumimos menos calorías quemamos grasa y adelgazamos.

Todo dependerá de si las calorías de esos carbohidratos que comes en la noche excederán tus calorías de mantenimiento, que son las calorías que tu cuerpo necesita para cumplir todas sus funciones.

De hecho consumir carbohidratos en la noche puede ser beneficioso para la pérdida de peso, un estudio en el 2011 de los efectos de tiempos de ingesta de carbohidratos encontró que los participantes que comieron 80% de su consumo total de carbohidratos en la noche perdieron significativamente más peso y grasa corporal que el grupo que comió sus hidratos de carbono en todo el día. Además, el grupo que se dio un festín en carbohidratos en la noche reportó sentirse con menos hambre.

Los carbohidratos tienen la capacidad de disparar tus niveles de serotonina, la hormona de la felicidad. No es casualidad que cada vez que comemos carbohidratos nos sentimos más tranquilos y felices. Solo recuerda la última vez que te dieron antojos de un dulce o algún carbohidrato y una vez lo comiste te sentiste bien.

Al consumir los carbohidratos en la noche podemos sentirnos más felices en la noche sin ansiedad por el hambre. Siempre y cuando estés por debajo de tus calorías de mantenimiento perderás peso. No sólo vas a ir a la cama con el estómago más feliz, sino que ayudará a tus músculos a crecer y recuperarse más rápido.