Si hace tiempo que haces dieta y te has estancado o no avanzas al ritmo que quisieras, si te preguntas cómo perder peso con el menor esfuerzo posible, tenemos algunos consejos para ti.

Si estamos acostumbrados a comer de forma desordenada y poco saludable, cuando comenzamos a comer mejor es probable que sintamos la necesidad de “abandonar la dieta”, aunque estemos comiendo en abundancia.

Esta dependencia psicológica a los alimentos puede confundirse con hambre. Tarde o temprano, cederemos y el círculo vicioso volverá a empezar.

Pero engañar el apetito es relativamente fácil, si podemos anticiparnos y tener algunas estrategias listas. Lo más difícil será poder controlar los impulsos y las ganas de regresar a los viejos hábitos.

Pero ten en cuenta las grandes ventajas que tiene comer más saludable, sin necesidad de seguir estrictamente una dieta rápida para perder peso.

Bebe agua

El agua ayuda a llenar el estómago, por lo que beber antes de comer es muy bueno para lograr más rápidamente la sensación de saciedad.

Debemos tomar este consejo con precaución, ya que si bebemos demasiado y no nos alimentamos bien podemos tener carencias. Lo mejor es tomar uno o dos vasos antes de cada comida pero no utilizar el agua como recurso para calmar el apetito en todo momento.

Al agua puede incorporarse jugo natural de naranja o de limón, lo que volverá esta bebida más nutritiva y energizante. De esta forma rebajaremos en gran parte las calorías ingeridas y podremos perder kilos de forma rápida y fácil.

Si te cuesta beber líquido, puedes preparar cubos de hilo de sabores: vainilla, menta, café, canela, naranja, fresa, etc. Cuando tengas hambre, sólo toma un cubito y saboréalo, también puedes disolverlo en una botella de agua y así beberás más a gusto.

Come verduras y frutas

Ten a mano siempre verduras cortadas en daditos pequeños para picar en caso de hambre. Los frutos secos también son una buena opción aunque debemos tener en cuenta que son hipercalóricos, por lo que deben comerse moderadamente.

Una ensalada fresca con un puñado de frutos secos es deliciosa y nos llena fácilmente. Las frutas y verduras son, por excelencia, los alimentos para perder peso más recomendados. Incluso con un aporte de calorías relativamente alto, una dieta para bajar de peso puede ser efectiva si incorpora un gran número de estos alimentos crudos.

Es mejor comer frutas enteras, por su gran aporte de fibra, que sólo beber el zumo. Sin embargo, si agregas a la bebida alguna variedad de semillas, frutos secos o un vaso de leche descremada puedes tener un alimento poco calórico y que produce una gran saciedad.

Ojo con el pan

El pan es un acompañamiento muy bueno para la comida que no necesariamente debe evitarse en una dieta para bajar de peso. Lo importante no es el pan, sino lo que lleva arriba. Puedes comer un trozo con las comidas untado con un poquito de aceite de oliva, lo que no deberías hacer es utilizarlo como colación o snack durante el resto del día.

Si tienes muchas ganas de comer pan, prueba hacer uno sin levadura y muy fino, de sólo medio centímetro de espesor. Una vez cocido, dóblalo a la mitad y coloca algunas verduras cortadas en rodajas, una cucharadita de aceite de oliva y un puñadito de semillas. Esto puede constituir un almuerzo o cena.

Limita la sal

Evita agregar sal o aderezos durante la cocción. Lo mejor es cocinar los alimentos lo más
naturalmente posible, puedes utilizar hierbas aromáticas o jugo de limón pero no aderezos comerciales o sal, de modo que cada comensal pueda condimentar a su gusto.

Sal a caminar

Sal a caminar para bajar la comida. No todos los ejercicios para quemar grasa son los que se
hacen en el gimnasio, una caminata luego de una comida abundante es la mejor manera de
despedirse del exceso de calorías.

Ir cambiando los malos hábitos puede llevar tiempo. Es mejor comenzar de a poco e ir implementando nuevas estrategias para mejorar nuestra alimentación.

Estos consejos para perder peso no son difíciles de llevar acabo y nos darán grandes satisfacciones.

Texto original de Fernando Famoti.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.