La ciencia lo ha demostrado. Los deportistas y profesionales del fitness lo han ratificado. La millonaria industria de los suplementos vive de ello. La creatina es el producto número uno del fitness por un motivo: ha probado una y otra vez que puede mejorar el rendimiento físico y aumentar la masa muscular.

Debido a su gran popularidad , las estanterías de las tiendas especializadas están repletas de innumerables tipos de creatina, con todas sus marcas y formas de tomarla. Dejando a un lado su apabullante evolución, hacer ejercicio sin tomar creatina es como comprar un coche muy potente y no tener un lugar para acelerar: tu esfuerzo no será aprovechado al máximo.

Así, ¿cómo y por qué funciona la creatina? Sigue leyendo para descubrirlo. Aquí tienes toda la información imprescindible para que te ayude a conseguir el cuerpo perfecto.

Cómo trabaja la creatina

La energía que utilizas durante el ejercicio de corta duración y alta intensidad procede, casi de forma exclusiva, de la descomposición de la fosfocreatina. La creatina normal , que adquieres en las tiendas especializadas, es la precursora de la fosfocreatina. De esta forma, cuanta más creatina tengas en el cuerpo, mejor podrán resintetizar tus músculos la fosfocreatina, y mejor podrás entrenar.

Pero basta ya de términos científicos. En otras palabras , tu cuerpo es como un horno y, respecto al ejercicio intenso (como el entrenamiento de peso), la creatina es la energía que hace que funcione. Si proporcionas al horno la máxima cantidad de energía para que caliente , la temperatura (tus músculos) aumentará en una mayor proporción. Por otro lado, los suplementos de creatina aumentan la masa corporal de forma significativa, pero con menos grasa.

No es necesario que seas un culturista o un deportista profesional para sacar provecho de la creatina. Cualquier persona que desee tener mejor aspecto, sentirse mejor y hacer ejercicio con más intensidad puede tomarla (siempre previa consulta a un especialista). Te ayudará a recuperarte más rápido después de las sesiones de entrenamiento y te proporcionará más energía durante las mismas. Esto significa que puedes levantar pesos más pesados, correr a mayor velocidad y hacer ejercicio con más frecuencia. Y, además de todo esto, la creatina ayuda a tus músculos a formarse con mayor facilidad, lo que significa que podrás conseguir antes el cuerpo fibrado que tanto ansías.

No obstante, para obtener todos estos magníficos beneficios, tienes que aumentar los niveles de creatina de tu cuerpo, lo que implica la ingestión de este suplemento. Aquí tienes todos los datos que debes conocer para conseguir que la creatina cumpla con sus funciones de la mejor forma posible.

Evita las últimas tendencias

Los sueros son la última tendencia, pero no debes olvidar el formato en polvo de toda la vida. Un dato: algunos fabricantes del suero de creatina aseguran que el líquido se absorbe de forma instantánea y no necesita fase de carga. Tanto lo uno como lo otro es totalmente falso y, lo que es aún peor, el suero de creatina puede ser totalmente inútil para tus músculos.

La versión en suero de la creatina se ha convertido a estado líquido, y algunos expertos aseguran que precisamente ahí radica el problema. Diversos estudios demuestran que, cuando la creatina se convierte en líquido, una gran parte de su composición sufre una mutación hacia lo que conocemos como creatinina. De hecho, se ha calculado de forma estimada que, en una dosis de suero de creatina, sólo la mitad (o menos) es
creatina. El resto es simplemente creatinina no aprovechada, que no hace absolutamente nada por tu cuerpo.

Entonces, lo mejor será que tomes lo que realmente funciona, el monohidrato en polvo, dejando a un lado las nuevas modas, que a veces tienen más inconvenientes que ventajas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.