Una gran cantidad de deportistas amateurs, con aspiraciones profesionales, de competición… escogen la opción de ingerir esteroides para obtener grandes beneficios en el rendimiento deportivo.

¿Cuáles son las razones que llevan a tal extremo? Sin duda, existen diferentes puntos de vista alrededor del consumo de drogas por parte de los atletas. En este artículo intentaremos analizarlos.

Competencia y reconocimiento

Día a día el consumo de esteroides se hace mayor entre los candidatos que luchan por obtener un reconocimiento deportivo y social (estético). Los atletas argumentan incontables razones para su consumo con el objetivo de incrementar la masa muscular, la fuerza, la síntesis proteica o el rendimiento deportivo, reducir la masa grasa o mejorar el aspecto físico.

Los efectos secundarios del consumo de esteroides son múltiples y dependen de factores como las drogas específicas administradas, su cantidad, frecuencia de dosificación, duración total del consumo o si su administración es por vía oral o por inyección.

Estudios científicos hablan de que algunos deportistas toman cantidades muy por encima de las dosis mencionadas como terapéuticas, llegando a consumir dosis entre 10 y 40 veces superiores a las estipuladas.

Otras investigaciones apuntan que en consumidores habituales, la dosis media máxima de agentes orales, como por ejemplo estanozonol, estuvo por los 75 mg por semana, además de 200-350 mg semanales de esteroides inyectables, para un total de 275 a 425 mg por semana. La dosis recomendada por el fabricante de estanozonol, un esteroide inyectable anabólico-androgénico, es de 25 a 50 mg por semana.

¿Cómo actúan los esteroides en el organismo?

La manera en que los esteroides trabajan a nivel celular es muy compleja. Aunque muchos deportistas consumen esteroides y tienen un conocimiento general de su proceso bioquímico, pocos comprenden realmente toda su complejidad.

Cuando un esteroide o un grupo de esteroides se administran, ya sea oralmente o por medio de una inyección, se introducen en el organismo y se vierten en el torrente sanguíneo, penetrando en la célula que tienen como objetivo -llamada célula diana- y fijándose a su receptor específico (cada hormona tiene un receptor celular específico que sólo responde ante ella).

Este proceso de fijación entre la hormona y el receptor celular tiene lugar en la membrana de la célula, y la formación del complejo receptor de hormonas viaja hacia el núcleo de la célula donde se fija a segmentos del ADN y estimula la trascripción del nuevo ARN mensajero.

Este proceso permite que tenga lugar la síntesis de proteínas, que es, sin duda, el cambio más sustancial en la función celular. El aumento de la síntesis de proteínas conduce a un aumento de la masa y la fuerza de las células del músculo esquelético.

El mercado negro

El colectivo médico se muestra reacio a prescribir esteroides anabolizantes porque considera que contribuye a incrementar el consumo de drogas entre los deportistas, cuando los deportistas obtienen estas substancias por otras fuentes no médicas.

Estas sustancias son de fácil acceso a través del mercado ilegal (muchas personas obtienen en él los esteroides y otros productos) y por lo tanto, a medida que la prescripción de esteroides anabolizantes disminuye, aumenta la actividad en dicho mercado.

Efectos secundarios del dopaje

A continuación indicamos algunos de los problemas que puede conllevar un exceso en las dosis recomendadas del abuso de asteroides anabolizantes:

  • Acné
  • Ginecomastia
  • Hipertensión arterial
  • Insomnio
  • Agrandamiento del corazón (corazón hipertrofiado)
  • Palpitaciones
  • Hemorragias
  • Cánceres varios (hígado, riñón,próstata … )
  • Impotencia
  • Virilización
  • Ictericia
  • Calvicie prematura

Esta «farmacia paralela», no supervisada, puede causar en ocasiones efectos secundarios importantes, más allá de la ilegalidad del hecho. Los productos de mercado negro son fáciles de obtener pero algunos son de cuestionable calidad y seguridad, ya que no pasan los controles establecidos por la legislación europea en materia farmacológica, muy estricta en la fabricación de este tipo de sustancias (por ejemplo, suelen invalidar casi por completo cualquier producto inyectable que sea de procedencia externa a la Unión Europea y los Estados Unidos).

Así, el mercado negro consigue suministros, por ejemplo, de países con gobiernos que permiten a las multinacionales la fabricación de estos fármacos, aprovechando el vacío legal en esta materia.

Esto hace que los esteroides comprados en Tailandia, Méjico o Rusia, por poner algunos ejemplos, raras veces sean de procedencia segura.

La mejor información, en manos del médico

Es frecuente leer libros y artículos donde se intentan buscar culpables de esta práctica tan habitual en todos los deportes, pero con esta actitud no se gana nada. Las soluciones residen en el conocimiento del problema y en encontrar alternativas.

Algunos deportistas, además de doparse, buscan combatir algunos de los efectos secundarios con otros fármacos.

Así, además de esteroides anabolizantes, se consumen al mismo tiempo varias clases de anabolizantes en un intento de aumentar los efectos anabólicos en la masa muscular, la fuerza y con el objetivo de mejorar el rendimiento. La lista de dopantes conocidos es tan sólo una mínima parte de los existentes.

Resulta, además, que el consumo de sustancias anabólicas está más extendido entre los deportistas amateurs que entre los de competición, ya que consumen estos compuestos para obtener un aspecto atlético rápido, más que por sus efectos en la mejora del rendimiento.

Una opinión personal

No queremos juzgar a nadie por el consumo de dopantes, pues cada persona debe tomar sus propias decisiones. Lo que pretendemos con este artículo es tirar una lanza en pro del desamparo que sufren los deportistas ante la gran desinformación que existe sobre el dopaje.

Queremos llamar la atención del colectivo médico sobre esta problemática, ya que es el más indicado para aportar información ante los conflictos internos que sufren los deportistas. Los profesionales de la salud tienen la llave ante las dudas que conllevan estas situaciones, con el fin de asegurarse de que su paciente termina por tomar la decisión más correcta siempre bajo control médico.

Es necesario que informen de forma objetiva, eludiendo posibles responsabilidades sobre los pros y contras del uso de esteroides anabolizantes.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.