Entrenar estando enfermo es un gran error. Hay dos razones para esto.

La primera: Es sumamente desconsiderado para la gente que va a tu gimnasio. El gimnasio por sí sólo es ya un nido para muchísimos gérmenes patógenos. Así que por favor, no vayas a esparcir más gérmenes o aún peor, contagiarte de alguna otra enfermedad al estar con las defensas bajas. Las cosas en el gimnasio ya están lo suficientemente “sucias”.

La segunda: Tu cuerpo necesita descansar. Algunas personas tienen ideas descabelladas y piensan que pueden “sudar” la enfermedad – si es que esto merece una explicación, no es así como el cuerpo humano funciona. El sistema inmune pelea contra los gérmenes internamente – no los bota o expulsa a través de tus glándulas sudoríparas. Eso sí, volviendo al primer punto, si es que estás resfriado, millones de gérmenes listos para infectar serán expulsados con un estornudo o tos.

Además, nuestro sistema inmune es más efectivo cuando no está bajo estrés. Las investigaciones han encontrado que incluso sólo una sesión de ejercicios puede provocar una cantidad significativa de estrés para el sistema inmune (sin embargo, a largo plazo, hacer ejercicios ayuda a construir un sistema inmune más fuerte).

También, ejercitarte muy pronto durante la recuperación de alguna enfermedad, puede incluso causarte un decaimiento en la enfermedad – y un consiguiente impacto importante en tu programa de entrenamiento.

No te preocupes de ausentarte unos cuantos días al gimnasio – no será mucho como para descarrilarte de tu rutina de ejercicios. Unos cuantos días no harán mucha diferencia. El poder de ejercitarse está en su efecto acumulativo. Tomaría varias semanas antes de que notes un cambio externo medible en tu cuerpo.

Así que, ya sea tos, dolor de cabeza, fiebre o incluso un dolor estomacal, hazle a tu cuerpo (y al resto de nosotros) un favor quedándote en casa. Realmente, es lo más amable que puedes hacer para contigo mismo.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.