El hambre y el ejercicio cardiovascular

0
893
Perder grasa

Uno de los problemas más comunes a los que se enfrenta la mayoría de personas que hacen dieta, es sentir en algún momento un grado muy intenso de hambre.

Cuando el cuerpo está sometido a una ingesta baja de calorías durante un período prolongado de tiempo, va a tratar de defenderse de forma natural y lo hará aumentando dramáticamente la sensación de hambre.

Por lo tanto, para tener éxito durante la fase de pérdida de peso, es muy importante que pongamos todos los medios posibles para controlar y reducir esa fuerte sensación de hambre que estamos sintiendo.

La lucha contra el hambre

Hay diversos modos para ganar la batalla, como por ejemplo, agregar más fibra a la dieta, aumentando el contenido de proteína y grasa, mientras que recortamos los hidratos de carbono para el ciclo de la insulina en sangre, de ese modo el azúcar no estimula el hambre, por último también está la opción de adquirir en tiendas especializadas diferentes suplementos alimenticios que actúan como supresores del apetito.

Si alguna vez has completado una sesión de levantamiento de pesas en el que has implicado un gran esfuerzo o has completado algún entrenamiento  de Alta Intensidad (en intervalos ), es probable que hayas experimentado un aumento considerable del hambre.

En algunos casos este apetito no sucede inmediatamente después del entrenamiento (para algunas personas el ejercicio intenso mata el apetito), pero volverá más tarde para vengarse…

Estudio contra el hambre

Recientes estudios de la Universidad de Loughborough en el condado de Leicestershire (Reino Unido) han evaluado  el impacto de caminar en el nivel de apetito de las personas.

Hicieron un experimento con catorce hombres que completaron dos pruebas de ocho horas cada una. Donde se les hizo caminar durante 60 minutos a paso ligero, para luego descansar durante 7 horas.

Durante el descanso, se les ofrecieron comidas de tipo buffet en dos ocasiones y el apetito generado por el ejercicio se evaluó en intervalos de 30 minutos durante todo el período de descanso, así como los niveles de ghrelina acilada, la glucosa, insulina y triglicéridos.

La grelina es una hormona producida por el estómago, cuya función es informar al cerebro de que el cuerpo debe alimentarse. Así, su nivel aumenta antes de comer y disminuye después.

Los resultados del estudio indicaron que a pesar del hecho de que la caminata había creado un déficit neto de energía, no aumentó significativamente el nivel de apetito de los sujetos, la ingesta de macronutrientes o los niveles de ghrelina en la sangre.

Los sujetos que participaron en el estudio no reemplazaron las calorías que se quemaron durante el paseo con una mayor ingesta de alimentos, lo cual indicaba que este tipo de ejercicio demostraba ser eficaz para aumentar la pérdida de grasa sin aumentar el nivel de apetito.

Por tanto, recuerda antes de salir de casa para realizar una sesión intensa de ejercicio si lo que vas a hacer es lo que necesitas.

Elimina los intervalos

No hay duda de los beneficios que proporciona entrenamiento a intervalos o el entrenamiento intenso a la hora de potenciar la pérdida de grasa, sin embargo, si tu nivel de hambre está empezando a descontrolarse y haciendo que consumas, más de lo que quemas, tal vez debas de replantearte el método.

Encontrar la combinación adecuada de ejercicio para crear un déficit de calorías y controlar el hambre  es sin duda la mejor opción, no sólo para tener éxito durante la dieta, sino también para hacer el proceso lo más tolerable que se pueda.