En este artículo veremos la importancia de realizar una limpieza más completa de dientes, encías, lengua y carrillos.

Dientes y encías

(Cepillarlos durante dos minutos, al menos tres veces al día).

Limpiar las superficies externas de los dientes, colocando el cepillo en la línea de las encías con los filamentos formando un ángulo de 45º y barriendo desde la encía al diente

Limpiar las superficies internas de los dientes posteriores colocando los filamentos en la línea de las encías, cepillando desde la encía hacia el diente.

Para limpiar las superficies internas de los dientes anteriores tenemos que colocar el cepillo perpendicularmente, de forma que solo actúen los filamentos de la punta del cepillo.

Desde esa posición cepillamos con pequeños movimientos arriba-abajo. Las superficies superiores de masticación hay que limpiarlas cuidadosamente de adelante hacia atrás y de atrás hacia delante.

Lengua y carrillos

(Durante diez segundos, al menos tres veces al día).

Hay que utilizar un limpiador de lengua desde la parte posterior hacia la punta de la lengua, para reducir las bacterias y prevenir el mal aliento. Hay que pasarlo también por ambos carrillos, ya que en ellos también se acumulan bacterias.

Hábitos dietéticos

La dieta contribuye al cuidado de la salud bucodental. Los alimentos que ingerimos también inciden en nuestra salud bucodental , no sólo por lo que comemos, sino también por cómo y cuándo lo hacemos.

Consumiendo productos naturales como frutas, verduras, pescados o lácteos, y disminuyendo los alimentos cariogénicos (hidratos de carbono refinados consumidos desordenadamente), favoreceremos unos dientes y encías sanos.

Según el Dr. Ignacio Corral, cualquier hidrato de carbono comido de manera desordenada (picoteo) es lo que realmente baja el PH de la boca y daña el esmalte, lo que acaba desarrollando caries. «El cepillado diario no es importante solamente para eliminar el azúcar, sino también para acabar con las bacterias naturales que son las que, junto a esos azúcares ingeridos, crean los ácidos que producen la caries», asegura el especialista. Por eso, lo ideal es una alimentación equilibrada y ordenada, ya que «10 golosinas comidas a la vez son menos agresivas que si se ingieren desordenadamente, una cada media hora», aconseja.

Hay que conocer las propiedades de los alimentos para saber que ciertos productos tienen un olor que puede prolongarse hasta 72 horas después de haber sido ingeridos. Los cítricos, azúcares y bebidas carbonatadas pueden favorecer la hipersensibilidad dental.

Alimentos beneficiosos:

Comida equilibrada rica en frutas, verduras, pescados y lácteos. Ingerida en horarios regulares.

Alimentos perjudiciales:

Dieta rica en hidratos de carbono refinados ingerida desordenadamente.

Visita preventiva al dentista

Acudir al menos una vez al año al odontólogo para detectar precozmente enfermedades antes de que haya dado sintomatología y asegurar una optima salud bucodental durante toda la vida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.