El pavo, ¿la mejor carne para el culturista?

0
1077
Pavo, culturismo

Puede que el pollo no sea el alimento proteínico ideal del culturista después de todo.

Existe un ave más grande que puede ser todavía un mejor alimento para ganar masa muscular limpia: el pavo.

Si lleváis algún tiempo en el culturismo seguramente que ya habréis constatado que hay tres pilares fijos para los culturistas: las pesas, carbohidratos complejos y… las pechugas de pollo.

Puesto que los músculos están compuestos de aminoácidos que se obtienen de la digestión de las proteínas, debéis proporcionar la materia prima para construir los tejidos musculares, de ahí que la dieta deba incluir alimentos con un contenido en proteínas suficiente.

Pero no basta con consumir alimentos con un elevado contenido en proteínas, sino que al mismo tiempo es necesario minimizar los acopios de grasa para que las ganancias sean de músculo limpio.

Y en este sentido la fuente tradicional de proteínas limpias son las aves de corral, principalmente la pechuga de pollo que presenta un alto contenido de prótidos y muy bajo de grasa, hasta el punto que se ha convertido en el alimento proteínico de referencia de los culturistas, tanto en la fase de volumen como de definición.

Ya es habitual ver a los culturistas con sus fiambreras de pollo deambular por todos sitios.

Sin embargo, aunque la pechuga de pollo constituye un alimento muy idóneo para los culturistas, existe otra ave de corral que puede ser incluso mejor… el pavo.

La pechuga de pavo

La pechuga de pavo es una muy buena elección de ave de corral para una dieta saludable por su alto contenido en proteína y bajo en grasa.

Se puede incorporar a la dieta de diversas maneras, desde en ensaladas, sándwiches, fajitas, asados y cocidos. En el caso de los culturistas, esta pechuga presenta una alta concentración de proteína y está prácticamente exenta de grasa, además su carne es algo más rojiza, tiernasabrosa que la de pollo.

La pechuga de pavo también proporciona una buena dosis de zinc (un mineral esencial en la formación de testosterona), así como de vitaminas del grupo B, en especial la niacina (B3). Y aunque los muslos de pavo son algo más grasos que la pechuga, éstos contienen además otros minerales como hierro, potasio, fósforo y magnesio.

Formas de cocinar el pavo

Para el culturista que busca la máxima definición, la pechuga de pavo sin piel es lo ideal, pero para la fase de fuera de temporada los muslos de pavo son aceptables, porque su índice de proteína es elevado y ese poco más de grasa que presentan constituye más una ventaja que un problema.

Esta carne picada es mucho más magra que la ternera y con mayor porcentaje de proteína, por lo que es ideal para hacer hamburguesas que podéis mezclar con cebolla o pimientos troceados (e incluso con claras de huevo) para realzar el sabor y mejorar la textura.

Otra forma de contrarrestar la supuesta sequedad de la pechuga es macerarla antes de cocinarla, porque sus fibras se abran fácilmente.

Podéis cocinarla a la parrilla, a la plancha, al horno, en estofados, cortarla en tiras y servirla en sándwicheso entre hojas de  lechuga o en ensaladas.

Por suerte, la crianza del pavo no está tan industrializada como la del pollo y esta ave se cría un poco más natural, pero de todas formas observad que la pechuga de pavo debe ser más roja que la de pollo, sin que aparezca amarillenta ni con un fuerte olor.

Valores nutricionales del pavo

Un filete de pechuga de pavo de 100 gramos proporciona…

  • Energía [Kcal] 105,00
  • Proteína [g] 24,12
  • Hidratos carbono [g] 1,00
  • Fibra [g] 0,00
  • Grasa total [g] 0,99
  • Colesterol [mg] 45,00

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.