Sobreentrenamiento

El sobreentrenamiento es el resultado de un programa de ejercicio donde la capacidad de recuperación del cuerpo viene a ser periódicamente abrumada hasta que acaba dejando de funcionar. No es lo mismo que sentirse agotado tras de un entrenamiento muy duro.

Cuando se está sobreentrenado nuestro cuerpo es incapaz de recuperarse adecuadamente del entrenamiento, no puede efectuar la síntesis proteica ni desarrollar la máxima cantidad de tejido muscular. Los niveles de glucógeno hepático caen abruptamente, privándonos de nuestra energía, además esta reducción de los poderes recuperatorios convierte al atleta en mas susceptible a una serie de lesiones físicas, todo lo que va desde tirones musculares hasta lesiones articulares y fracturas por stress, pasando por tendinitis, bursitis, desgarros musculares y de tendones.

De echo, el sobreentrenamiento no hace mas fáciles las lesiones sino que casi que las garantiza. El trabajo con cargas no suele afectar el volumen de entrenamiento que constituye el programa de trabajo de otros varios tipos de atletas. Por ejemplo la rutina de trabajo normal con pesas no es excesivamente cardiovascular, pero es virtualmente única en combinar pesos relativamente altos y múltiples repeticiones, dejando exhaustas la fuerza y la resistencia muscular.

Dolores musculares, cansancio, dificultad para dormir y alteraciones del apetito, son sólo algunos de los efectos visibles del exceso de ejercicio.

Las mujeres que se sobreentrenan, suelen experimentar desequilibrios en su sistema hormonal.

Síntomas del sobreentrenamiento

– Disminución de la fuerza de contracción muscular.
– Frecuentes accidentes y lesiones musculares y articulares
– Aumento de la frecuencia cardíaca de reposo y ejercicio.
– Aumento del sudor en reposo.
– Disminuye la capacidad vital y de la ventilación máxima voluntaria.
– Aumento de la sudoración al realizar los ejercicios que habitualmente se trabajan.
– Alteraciones menstruales y de la capacidad de fecundación.
– Neurosis y alteraciones en el carácter
– Pérdida del apetito.
– Disminución del rendimiento intelectual
– Sensación de agotamiento y cansancio
– Disminución de la destreza, la habilidad y la coordinación.
– Aumenta el tiempo de la capacidad de reacción
– Disminución del rendimiento.
– Insomnio.

Sugerencias y consejos

– Dormir unas 8 horas
– Una dieta alimenticia en acorde al desgaste físico
– Descansar tanto física como psíquicamente, un mínimo de 2 días por semana.
– Una vez cumplido el objetivo deportivo, hay que descansar al menos un par de semanas.
– Descansa un mes completo al menos una vez al año
– Practica ejercicios de relajación o meditación
– Bebe mucha agua.

Artículos Relacionados

Artículos Top