Tratamientos contra la celulitis

0
518

Aquí nos centraremos en los tratamientos contra la celulitis; para saber exactamente que es, como se produce, tipos, etc te aconsejamos leer nuestro artículo «La celulitis».

Puesto que nos estamos enfrentando a un problema que está muy «de moda», hay que entender que existen multitud de tratamientos propuestos, y muchos de ellos publicitariamente calificados de «definitivos», yo añadiría la calificación de «engañosos», ya que un tratamiento correcto anticelulítico debe comenzar con la mentalización de la paciente de que la celulitis es una enfermedad crónica y que aunque la solucionemos momentáneamente, siempre tenderá a volver a producirse.

Que lo más importante del tratamiento es la constancia y la perseverancia, que realmente se puede solucionar y que contamos con un gran arsenal de tratamientos para ello y que cuantas más armas utilicemos para combatirla, mejor será el resultado. Pero sin olvidar que las dosis o tratamientos de «mantenimiento» son tan importantes o más que los utilizados para vencerla en un primer momento.

Basados en esta premisa fundamental de «entender correctamente» el problema celulítico vamos a intentar plantear de forma lo más clara y concisa el arsenal terapéutico que disponemos para combatirlo. Como he dicho antes, cuantas más armas utilicemos mejores resultados obtendremos.

Medidas higiénico-dietéticas

1. Alimentación

En los casos, sumamente frecuentes, en los que la celulitis se asocia a una obesidad o a un sobrepeso, invariablemente debemos plantear una dieta de pérdida de peso (hablaremos de ello en el capítulo siguiente). Si no es así, debemos intentar una alimentación lo más «sana» posible, bien equilibrada, con abundantes frutas, hortalizas y verduras que aseguren un aporte de vitaminas y minerales suficiente para el organismo. Intentaremos que sea rica en proteínas y un poco disminuida de hidratos. Por supuesto pobre en grasas. Intentaremos mantener unos ritmos de comidas lo más ordenadas posibles, comiendo siempre a horas regulares, sin saltarnos comidas y sin picotear dulces, chocolates ni golosinas entre horas. La sal la tomaremos con mucha moderación, pero también evitaremos los condimentos y especies muy picantes o fuertes, así como las salsas en abundancia, mostazas etc. Muy importante es mantener un balance hídrico adecuado, por lo que siempre aconsejamos a nuestras pacientes que tomen un mínimo de litro y medio al día de agua, si es posible no concentrado con las tomas de alimento principales, sino más bien repartido a lo largo de todo el día.

2. Relajación y tranquilidad

Ya sé que suena un poco fuera de lo común, todos quisiéramos huir del estrés de la vida cotidiana, pero sabemos que el insomnio, los nervios, la irritabilidad, la ansiedad son factores que favorecen la aparición de la celulitis. Podemos aconsejar a nuestras pacientes ejercicios de relajación, yoga etc.

3. Ejercicio físico

No se trata de aconsejar a nuestras pacientes una preparación olímpica, sino que realicen un ejercicio moderado y sobre todo continuo (gimnasia de mantenimiento, aeróbic suave, ciclismo, natación etc.). No buscamos la pérdida de peso, sino más bien una tonificación muscular, que agradecerán sobretodo las que padezcan una celulitis flácida y las que tengan problemas de retorno venoso. De todas formas, todos estamos de acuerdo en que el ejercicio practicado con moderación y constancia es el mejor consejo que podemos dar a todo el mundo, ya que es la mejor ayuda para conseguir un equilibrio físico y psíquico del organismo.

4. Fisioterapia

Existen varias técnicas que solemos usar como complemento en el tratamiento de la celulitis. Se pueden utilizar solas o combinadas entre sí. Todas ellas tienen su utilidad si se utilizan por auténticos profesionales y son de gran ayuda en el contexto global del tratamiento anticelulítico. Vamos a enumerarlas y a comenta muy someramente el fundamento de su utilidad:

Laser he-ne:

Se utiliza principalmente por sus efectos normalizadores de la microcirculación, favorece el drenaje linfático disminuyendo el edema, tiene efectos fibrinolíticos y disminuye la sensación dolorosa y de rigidez de la piel. Podemos utilizarlo como medida previa a la aplicación de productos tópicos anticelulíticos, ya que conseguiremos una mayor penetración de sus principios activos.

Ultrasonidos:

Utilizamos ultrasonidos de una frecuencia de 3 MHz que actúan a una profundidad de 2 – 3 cm. de la piel. Tiene unos efectos muy interesantes que podemos resumir: Reabsorción de edemas, analgésico, aumento de la elasticidad y de la permeabilidad de la piel, lo que permite la penetración de productos tópicos, estímulo de la microcirculación, aumento del metabolismo local y un efecto fibrinolítico. Todos ellos son de utilidad en el tratamiento de la celulitis, sobre todo en las compactas.

No deben utilizarse en zonas especiales de nuestro organismo: ojos, oídos, ovarios o testículos, y está contraindicado totalmente en abdomen de embarazadas, pacientes con marcapasos, zonas infectadas y neoplasias. Tampoco los utilizaremos en pacientes que porten prótesis metálicas ni en zonas que hayan sufrido una hemorragia reciente.

Corrientes excitomotrices

Son aparatos de corrientes variables de baja frecuencia emitidas en forma de trenes de impulsos. Tienen la facultad de producir contracciones musculares, utilizándolas con este fin para conseguir dos efectos importantes, por un lado aumentando la tonicidad muscular, importante en las celulitis flácidas, y actuando sobre la circulación venosa y linfática al aumentar su capacidad de retorno, importante efecto en el tratamiento general del problema celulítico.

Está contraindicado su uso en gestantes, pacientes con marcapasos, en cualquier tipo de lesión muscular y, muy importante, en el abdomen de las pacientes portadoras de un dispositivo intrauterino, ya que podría moverse y producir lesiones en el endometrio. También están contraindicadas en pacientes con flebitis, tromboflebitis y embolias recientes.

Presoterapia

Es un tratamiento muy utilizado para el drenaje y la resolución de edemas. Consiste básicamente en unas botas neumáticas en las que se introducen las piernas. Están compartimentadas y gracias a un compresor se insuflan progresivamente y en sentido ascendente. Se produce una gran activación circulatoria con efectos muy positivos en los problemas linfáticos, reabsorción de edemas y celulitis edematosa. Por otra parte es uno de los tratamientos más agradecidos por nuestras pacientes ya que les produce un gran efecto de descanso en las piernas.

Está contraindicado su uso en procesos infecciosos, neoplasias, trombosis, insuficiencia cardiaca y renal y en hipotensiones severas.

Drenaje linfático manual

Es una técnica que se efectúa mediante un masaje totalmente atraumático cuyo fin es ayudar al retorno de la linfa a sus centros colectores. Este vaciamiento de los canales linfáticos con el consiguiente efecto antiedematoso disminuye la tendencia a la fibrosis y facilita la salida de los materiales tóxicos retenidos en las zonas celulíticas. Es de elección en las celulitis edematosas. Sus contraindicaciones son: infecciones agudas, neoplasias y trombosis.

Fitoterapia

La Fitoterapia moderna ha dejado de ser esa ciencia empírica que basada exclusivamente en los conocimientos ancestrales que pasaban de boca a boca y de maestros a alumnos intentaba solucionar los problemas de los pacientes únicamente por el conocimiento de que «tal planta va bien para tal patología». Actualmente los análisis escrupulosos de los principios activos de las distintas plantas. El análisis cualitativo y cuantitativo de los mismos, que nos permite un ajuste real de su dosificación y de su mecanismo íntimo de actuación, junto con unos sistemas de extracción y fabricación sometidos a los más rigurosos métodos de control hacen que realmente nos encontremos con una ciencia «nueva» equiparable a la Farmacología convencional, y en muchas ocasiones una alternativa a la misma, con la gran ventaja de que no plantea los efectos secundarios que los medicamentos clásicos generalmente ocasionan.

En adelante, cuando quiera referirme a los productos o principios activos de fitocompuestos me voy a permitir el lujo de dar los nombres comerciales de todos ellos, ya que quiero en todo momento hacer referencia a tratamientos en los que yo tengo experiencia, y con los que siempre he obtenido los mejores resultados.

Ante el problema celulítico yo siempre acudo a la Fitoterapia como tratamiento de fondo, ya que me aporta unos efectos resolutivos extraordinariamente importantes: efectos linfocinéticos, fibrinolíticos, protectores de la microcirculación y antiedematoso que considero son fundamentales en el abordaje del tratamiento integral anticelulítico. Productos como el BHIOERBA – 3 – LD los incluyo sistemáticamente en mis tratamientos ya que aportan en su composición todos los fitoterápicos que sabemos actúan en la resolución del problema celulítico (estasis, linfedema, alteración microcirculatoria, redes de fibrina, etc.).

Si concomitantemente existe un problema de retorno venoso importante debemos actuar contra él con los medios que la Fitoterapia pone a nuestra disposición. Sabemos que los extractos de Ruscus, Hamamelis, Mirtilo, Meliloto, Rutina, Castaño de Indias, Ginkgo-Biloba etc. Actúan sobre la permeabilidad capilar, aumentando el tono de la pared vascular y reactivando el retorno venoso. Yo utilizo fundamentalmente el VACIRTON, que reúne todos los principios activos que sabemos actúan como activadores de la circulación venosa, haciendo por un lado, una labor resolutiva del problema clínico (piernas cansadas, pesadas, varices dolorosas, calambres etc.) y por otro lado preventivo de la inexorable evolución que la patología varicosa siempre conlleva.

Nos solemos encontrar con problemas de estreñimiento muy frecuentemente asociados a la patología celulítica. Probablemente la corrección dietética nos solucione el problema, de no ser así, acudiremos a productos ricos en fibra natural que nos ayudarán a resolverlo sin plantearnos efectos secundarios. Tomados con abundante agua en varias veces al día corregirán el ritmo deposicional, y aportarán los beneficios de la fibra al intestino, además de sus efectos carminativos y reductores de la inflamación abdominal derivada del acumulo de gases o digestiones pesadas.

Es frecuente que al analizar los factores causales de la celulitis nos encontremos con un gran componente tóxico alimentario, y necesitemos actuar primero sobre el problema dispéptico, y asegurarnos un buen funcionamiento hepático – biliar, y una «detoxicación» general del organismo como premisa previa al tratamiento anticelulítico. La Fitoterapia con productos como el BHIOERBA – 1 a base de principios activos coleréticos, colagogos y amargos que nos aportan soluciones y nos asegura un correcto funcionamiento hepático, imprescindible para unas buenas funciones desintoxicantes en nuestro organismo.

Tratamientos tópicos

Es clásica la pregunta de mis pacientes: ¿las cremas anticelulíticas funcionan?. La respuesta es siempre la misma: no podemos plantear un tratamiento anticelulítico exclusivamente basado en la aplicación de un producto de uso tópico. Y menos aún pretender solucionar un problema crónico como el de la celulitis con la aplicación de una crema un mes antes de que llegue el Verano. Pero es bien cierto que los productos de uso tópico basados en formulaciones lógicas, que actúen como lipolíticos locales, antiedematosos, reestructurantes del tejido conjuntivo dañado, linfocinéticos, protectores vasculares y activadores de la microcirculación, si los usamos de forma continuada y constante juegan una papel nada desdeñable en el tratamiento de la celulitis, siendo en la mayoría de los casos un complemento indispensable de la terapia general que debemos plantear.

Cirugía

Vamos a enumerar las dos técnicas más utilizadas en el remodelaje corporal y por lo tanto en la actuación sobre la celulitis y las adiposidades localizadas. Nos referimos a la Liposucción y a la más moderna Liposucción Ultrasónica. Ambas consisten básicamente en lo mismo, introducir una cánula, simple o acoplada a una aparato de ultrasonidos que actúa rompiendo las células grasas, mediante una mínima incisión en la piel, y aspirar las masas grasas que constituyen el inestetismo que pretendemos solucionar.

Son técnicas que en manos expertas consiguen resultados extraordinarios y prácticamente carentes de riesgos. Sin embargo, debemos apuntar una serie de consideraciones: fundamentalmente que se trata de un acto quirúrgico y por lo tanto requiere una formación especial del médico que debe realizarla.

Que no todas la celulitis son operables y que el buen criterio del profesional debe imperar a la hora de seleccionar a las pacientes candidatas a la intervención en base a una mínima garantía de éxito y a una minimización de los riesgos operatorios. Que una información completa y amplia a la paciente sobre los pasos y características de la intervención y del postoperatorio son fundamentales para un éxito completo. Es muy lamentable que en aras exclusivamente del lucro, se está operando absolutamente «todo», en muchos casos sin la experiencia necesaria, y sin las condiciones de habitabilidad (quirófanos, salas estériles, anestesias adecuadas etc.) mínimamente requeridas para al menos salvaguardar la integridad de las pacientes.

Es por lo que yo personalmente siempre indico que una buena información es fundamental a la hora de decidirse sobre una técnica o sobre un profesional u otro. Muchas veces es preferible pecar por cautos que no lamentarse de algo que desgraciadamente ya no tenga remedio.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.