Entrenamiento Perder Peso

Ganar músculo y perder grasa al mismo tiempo

Perder grasa y ganar músculo al mismo tiempo

Siempre que se trata de perder grasa surge la misma pregunta ¿es posible ganar músculo y perder grasa al mismo tiempo?

La mayoría de quienes se la hacen son aquellos que están obsesionados con la ganancia de masa y que suelen pasar demasiado tiempo en la cómoda fase de volumen acumulando una masa que casi siempre está acompañada de una excesiva cantidad de grasa.

Éstos temen perder músculo durante la fase de definición, así que casi nunca se ponen a dieta.

Para muchos, sin embargo, eso es únicamente una panacea, porque esencialmente no es algo viable ya que para ganar músculo es necesario consumir más calorías de las necesarias para mantener el equilibrio, mientras que para destruir tejido adiposo es absolutamente imprescindible ingerir menos, a fin de forzar el cuerpo a recurrir sus reservas calóricas (grasa) para compensar ese déficit.

O sea, que es un contrasentido.

No obstante, existen situaciones concretas en que esa paradoja se convierte en realidad:

Los principiantes

La primera situación se produce en los principiantes que siguen hábitos saludables de alimentación.

En su caso el estímulo del entrenamiento con pesas sorprende de tal forma a su organismo que éste se convierte literalmente en una máquina de quemar grasa y construir músculo durante un periodo que puede ir desde seis meses a un año.

Los culturistas que vuelven a entrenar

La otra situación, dónde se produce una reacción semejante es con esos individuos culturistas que estuvieron una vez en una gran forma, con una considerable masa muscular y bajos niveles de grasa y que por cualquier circunstancia se abandonan y dejan de entrenar.

Entonces pierden músculo y ganan una buena cantidad de grasa. El día que deciden regresar al gimnasio y entrenar duro, hacer cardio y seguir una dieta óptima, su transformación física es muy rápida y sorprendente.

Se trata de un efecto producido por que lo se conoce como ‘memoria muscular’ ya que el músculo reacciona y recupera con bastante celeridad el grado de hipertrofia que alcanzó en su día; en realidad no ganan nada nuevo, sino que gracias a esa ‘memoria’ recuperan el tamaño anterior en una fracción del tiempo que les costó en primer lugar llegar a desarrollar ese tamaño.

Si unimos a eso el hecho de que el metabolismo se activará como consecuencia del aumento de la masa muscular, así como por el efecto del ejercicio y de la actividad cardiovascular y las frecuentes comidas pequeñas típicas de la dieta culturista, nos encontramos en una situación en que la ganancia de músculo y la pérdida de grasa son muy acusadas, hasta el punto de poder observar auténticas transformaciones.

Los que usan esteroides

Todavía existe un tercer grupo que puede ganar músculo y perder grasa al mismo tiempo.

Se trata de esos que recurren al dopaje, por ejemplo los que emplean los esteroides anabólicos y otras hormonas, que fomentan la retención de nitrógeno (síntesis muscular) ya que además producen una aceleración del metabolismo

Pero con frecuencia esos que recurren al dopaje no se limitan a un tipo de ayuda y también incluyen medicación tiroidea para incrementar artificialmente el contenido de tiroides en el sistema, lo cual acelera muy sustancialmente el ritmo metabólico, o incluso el clenbuterol, etcétera.

En este caso, estos individuos también son capaces de generar músculo y perder grasa al mismo tiempo, pero siguiendo un sistema poco recomendable y con un alto riesgo para la salud.

Es posible que los culturistas de alta competición se sientan obligados a caer en tales prácticas con el fin de ser competitivos ya que consideran que los demás también lo hacen y así no están en desventaja.

Sin embargo, a pesar de la eventual contradicción que puede suponer abordar ambos objetivos a un mismo tiempo, todavía es posible conseguirlos de forma natural, siempre y cuando se cumplan una serie de requisitos.

La clave del éxito reside en la dieta, el entrenamiento, en especial el cardiovascular, y en alguna ayuda natural que fomente el cambio de la composición corporal.

Cumpliendo rigurosamente cada uno de estos tres pasos sí es posible.

Deja tu Comentario