Salud

Salud bucodental, básico para tu salud general

Salud Bucodental

La salud bucodental depende de un delicado equilibrio entre las bacterias presentes en nuestra boca, las defensas del organismo y los hábitos dietéticos.

Debido a que las bacterias bucales se multiplican cíclicamente, y a que necesitamos comer todos los días, el mantenimiento de la salud bucodental puede entenderse como un ciclo de 360º compuesto de tres grandes fases:

Revisiones Periódicas

La visita preventiva al dentista es importante para la detección precoz de enfermedades que, en sus fases iniciales, son indoloras (como la caries y el cáncer bucal). Por eso, la Fundación Dental Española anima nuevamente a los españoles a que se realicen, al menos, una revisión odontológica al año.

El Mes de la Salud Bucodental facilita chequeos gratuitos durante todo un mes, dando así el pistoletazo de salida perfecto para comenzar a adoptar este importante hábito preventivo.

Y es que datos recientes muestran como a los españoles les sigue costando acudir a la consulta de su dentista.

La mayor parte de los encuestados durante el Mes de la Salud Bucodental acudieron, al menos, una vez al año (el 44,5% frente al 43% de 2002 y 2003), mientras el 34,8% tan sólo visitó a su odontólogo cuando aparecieron problemas, una costumbre que Colgate y la FDE tratan de erradicar, ya que las revisiones anuales son muy importantes para prevenir problemas mayores en el futuro.

Higiene bucodental

Es importante limpiar cada día toda la boca, y no sólo los dientes. Una buena limpieza bucodental dental (el equipo básico está formado por el cepillo dental, la crema dental, el colutorio y el hilo de seda) pasa por cepillar a diario los dientes, las encías, el interior de los carrillos y la lengua, donde se acumula la placa bacteriana responsable de la halitosis. Con ello prevenimos y controlamos la aparición de ciertos problemas como la caries y la piorrea.

Pero no basta con tener un buen equipo de higiene bucodental, sino que hay que utilizarlo, mantenerlo y renovarlo periódicamente: el cepillo en concreto al menos cada tres meses, ya que existe una relación clara entre el recambio del cepillo de dientes y una mejor salud bucodental. Aún así, tan sólo el 24,4% de los españoles lo hace con la periodicidad recomendada.

La importancia de limpiar la lengua

La lengua es el mayor nicho de bacterias de la cavidad bucal. Aproximadamente el 60% de todas las bacterias que anidan en nuestra boca lo hacen en la lengua (de ellas un 80% se alojan en su parte posterior), de ahí la importancia de aprender a mantenerla siempre limpia e incluirla en nuestra higiene bucodental diaria.

Es recomendable un cepillado completo de la lengua, pero sobre todo de su parte posterior, realizando movimientos de barrido suaves desde atrás hacia adelante, aclarando el cepillo con frecuencia. De esta forma se retira la placa acumulada, dejando la boca fresca y limpia, lo que permite mejorar las sensaciones gustativas y experimentar mejor los sabores.

El mal aliento

El mal olor del aire que exhalamos –halitosis– tiene su origen, en la mayoría de los casos, en las bacterias que habitan en nuestra boca.

La halitosis se origina en un 90% de las veces en la cavidad bucal como consecuencia de una mala higiene. La placa bacteriana, la caries y las enfermedades de las encías son algunos de los factores más importantes en la aparición del mal aliento.

Una buena alimentación

Los alimentos que ingerimos también inciden en nuestra salud bucodental, no sólo por lo que comemos, sino también por cómo y cuándo lo hacemos.

Consumiendo productos naturales como frutas, verduras, pescadoslácteos, y disminuyendo los alimentos cariogénicos (hidratos de carbono refinados consumidos desordenadamente), favoreceremos unos dientes y encías sanos. Según el Dr. Ignacio Corral , asesor médico de Colgate, cualquier hidrato de carbono comido de manera desordenada (picoteo) es lo que realmente baja el PH de la boca y daña el esmalte, lo que acaba desarrollando caries.

“El cepillado diario no es importante solamente para eliminar el azúcar, sino también para acabar con las bacterias naturales que son las que, junto a esos azúcares ingeridos, crean los ácidos que producen la caries”, asegura el especialista. Por eso, lo ideal es una alimentación equilibrada y ordenada, ya que “1 O golosinas comidas a la vez son menos agresivas que si se ingieren desordenadamente, una cada media hora”, aconseja.

Hay que conocer las propiedades de los alimentos para saber que ciertos productos tienen un olor que puede prolongarse hasta 72 horas después de haber sido ingeridos. Los cítricos, azúcares y bebidas carbonatadas pueden favorecer la hipersensibilidad dental.

Deja tu Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.